Soluciones para los deudores después tras la COVID-19.

 

Para los particulares, autónomos y pequeños empresarios existen soluciones para poder salir airosos de la crisis económica que todos ya intuimos vendrá tras el levantamiento del confinamiento. 

Para los particulares existe la Ley de Segunda Oportunidad, con la que conseguimos condonar y exonerar todas las deudas o, en caso necesario, alcanzar un acuerdo de pago con los acreedores proponiendo reducir la carga económica y ampliar el plazo para pagarla. 

Para los autónomos, o pequeñas empresas viables pero con falta de liquidez, se puede acudir a los Acuerdos de Refinanciación, y con ellos se evita llegar al concurso de la empresa alcanzando acuerdos de quitas o esperas (reducir deuda y alargar el término de pago).

En caso que la empresa sea inviable para el futuro, o el autónomo no pueda seguir con su negocio, ofrecemos acudir al concurso o a la Ley de Segunda Oportunidad. Esto permitirá buscar las medidas para que el autónomo y empresario pueda cancelar las deudas que no pueda pagar, no viéndose abocado a la “muerte civil” que supondría tener deudas sin solucionar, ejecuciones judiciales y la dificultad de tener otro empleo frente al peligro de ver embargado su futuro.

Hay soluciones para quienes esta nueva crisis ha golpeado y estoy seguro que los Tribunales y otros operadores jurídicos se volcarán en ayudar a levantarle porque es el futuro del país y de todos nosotros

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *